EXPERIENCIAS

El sentir y las experiencias de aquellas personas que han participado en mis cursos , talleres , sesiones, etc. Muchas gracias a todos/as por vuestra aportación.

Si quieres ponerte en contacto conmigo y contarme tu experiencia, escríbeme a:


       info@manosquemiman.com




Para mí el curso de masaje infantil como profesional de niños con problemas y mamá a la vez, fue más que un curso... fue un compartir, disfrutar, amar, respetar, comprender, armonía, tranquilidad, unión, felicidad.....y podría continuar un sin fin de cosas buenas que me aportaron.


Fue un momento de encuentro entre los tres (papá, mamá y Ezequiel) y el compartir con otras familias sus alegrías y sus angustias hicieron que todos aprendiéramos unos de otros y que los problemas que pensábamos que eran problemas no eran como tal sino la vida misma y los retos en sí.

Comprendí y entendí tantas cosas con las que trabajo diariamente....como que un niño llora y llora y sólo con la delicadeza de un encuentro entre él y yo con respeto y dulzura a través de mis manos se puede calmar para luego continuar con su tratamiento sin que sea una sensación desagradable.

Otra de las cosas importantes es el haber entendido que mi hijo también podía tener un problema sensorial y que gracias al masaje infantil pudimos resolver muchas angustias de él, como por ejemplo lloraba mucho en el baño, en cortarse las uñas, en ir en el coche, el estar boca abajo, en el vestido y desvestido.... y de ahí aprendimos que dejaba de tener esta conducta tan angustiosa gracias a su masaje diario, con lo que lo he incorporado en mis tratamientos y van mucho mejor. El niño coge más confianza y seguridad en tí y deja que le invada su espacio y juntos sin tanto desajustes
 por ambos, conseguimos llegar a un fin.


He visto que a través del masaje los niños despiertan más el interés por atender, fijan más sus miradas en mis ojos, y ponen atención con lo que les digo. Todo está relacionado ya que en el masaje hay actividades propioceptivas, vestibulares y sobre todo táctiles que juntas hacen que los niños creen la atención y lo más sorprendente es que trabajar con niños con una actividad exagerada (llamémosla "hiperactividad") hace que su nivel de distracción disminuya.

Todos los momentos son muy agradables y naturales que hacen nutrir nuestros momentos afectivos y creando una comunicación diferente con un contacto físico que crea una afectividad y unión más profunda.


Luisa Herrera - mamá y Terapeuta Ocupacional-


                                                                                   "Yolanda muchas gracias por todo lo que nos has enseñado". Qué suerte el momento en que mi marido, a los pocos días de nacer nuestros bebés Alejandro y Diego, pasó por casualidad por Blossom y entró para preguntar por las clases de posparto. Yo estaba interesada en la gimnasia de recuperación y cuando Laura nos comentó sobre el pack posparto (yoga/pilates + masaje para la mamá + clases de masaje para los bebés) me pareció una idea genial. Nunca había oido hablar de los masajes para bebés en el sentido que tú le das. Para mí todo se reducía al momento de echarles cremita después del baño y ya está. Pero la manera en que nos enseñas a conectar con nuestros bebés es algo realmente mágico. Además de todos los "truquitos" que hemos aprendido contigo.Tuve un embarazo con mucho reposo. Al final fue todo muy bien pero tanto el parto (que terminó en cesárea) como el posparto fueron durísimos. Estaba desbordada por la situación y me sentía impotente porque no sabía cómo estar con mis hijos sin sentir un agobio desmesurado. El tiempo te ayuda a familiarizarte con la situación y a conocerlos, pero has contribuido mucho a serenarme y a darles a mis pequeños lo mejor de mí misma.
He aprendido gracias a ti a vivir momentos de calidad con mis bebés, a tener confianza en mí misma como madre y lo que más valoro del tiempo que paso en Blossom es el compartir experiencias con mamás que están pasando por esta experiencia tan maravillosa que es la maternidad.
Por todo ello, ¡gracias! de parte de Diego y Alejandro sobre todo. 

Ana, mamá de Diego y Alejandro

"...hoy quiero empezar el día y la semana recomendando un masaje ayurvédico - un REGALAZO - y también dedicando unas palabras a Yolanda Dominguez Rodriguez de Manos que Miman, y nunca mejor dicho. El viernes recibí un masaje suyo, mejor dicho una sesión completa de masajes y sonidos que aún hoy casi puedo sentir sus manos en mi espalda, cabeza y pecho... Fue una verdadera delicia ya no solo recibir el tratamiento sino su buen hacer; te sientes bien, desde el principio hasta el final, una combinación perfecta de respeto, seriedad, delicadeza y profesionalidad. Solo puedo añadir Gracias y mil Gracias, lo necesitaba con urgencia y supiste dar con la presión y fuerza en el lugar preciso. Estos días he estado muy receptiva, se ha despertado una parte de mi consciencia y me siento renovada. Recomendado 100%."  
Maica Luis

"...la experiencia fue del todo positiva, muy especial, me permitió disfrutar aún más de mi bebé y que el tiempo que paso con ella sea aún de mayor calidad. Conseguir ese momento de total intimidad y vínculo intenso con ella, apartadas por unos minutos del ritmo vertiginoso del día a día fue maravilloso, recomendable cien por cien a cualquier persona, tanto sea primerizo o como en mi caso, que es mi tercer hijo pero que cada día sigo aprendiendo y disfrutando nuevas experiencias."
                                                                                                       Isabel, mamá de Emma



 "Conocí el curso de masaje infantil a través de un cartelito en el corcho de una tienda. Mi bebé tenía casi 5 meses y la verdad es que nunca había oído hablar del "masaje infantil". Me puse en contacto con Yolanda y miré cositas en Internet. Me pareció algo maravilloso para él pero mi experiencia superó con creces las expectativas. Aprendí muchísimo, disfrutaba él, que me miraba y sonreía mientras le hacía el masaje, y disfuté yo del contacto con él de esa manera y sobre todo del ambiente que había en cada clase y la forma en que Yolanda transmite. Salía de cada clase encantada. Seguí aplicando los masajes cada noche y era una maravilla para los dos. Ese momento de tranquilidad y contacto. Luego nació mi segundo hijo y ya fue más complicado. Se llevan 18 meses y tenía dos bebés en casa. Debo decir también que, aunque tienen formas de ser diferentes, al segundo no le he hecho tantos masajes como me gustaría y ahora con casi dos años no responde igual que el primero al contacto o las caricias. El primero con 3 años me lo pide él!! Ama masaje me dice! y se duerme feliz... Gracias Yolanda.
                                                                                                                                                                                                 Itziar, mamá de Eduardo



"Cuando hicimos el curso de masaje con Yolanda, Ana tenía un mes y medio. Todo iba muy bien con ella pero habían momentos de angustia y mucha inseguridad. El masaje ha sido un instrumento, una forma de comunicación para conocer e interactuar mejor con la peque. Un momento que ambas compartimos sin miedos e inseguridas y con mucho relax.  Otro momento difícil en el día a día era la hora del baño. Ana lloraba desconsoladamente y a mi me angustiaba la inseguridad que sentía. Yolanda se ofreció a compartir ese rato y nos fuimos a su casa a darle un baño a Ana. A partir de ese día no solo cambió la bañera, cambió mi actitud ante la situación y ante la sensación.  Pero sin duda, lo mejor ha sido conocerla, quien ha sido capaz de trasmitirme mucha seguridad, confianza y tranquilidad. Muchas Gracias a Yolanda y a sus manos que miman.                                                                                               

                                           Pastora mamá de Ana



Sonia tras una sesión de masaje: "... Estoy FENOMENAL. Todavía siento tus manos en mi cabeza, en mis brazos en mi espalda.....jejejeje
El masaje me despertó . Fue una llamada de atención a mi realidad..... me sentí muy bien desde que llegué hasta que me fuí. Valoré tu respeto, tu delicadeza y tu profesionalidad. Me gustó tu ambiente y me encantaron tus manos . Es muy difícil recibir la presión, duración, temperatura y movimiento adecuado y contigo lo recibí. MUCHAS GRACIAS.."
                                                                        

                                                        Sonia Campra



...Tanto al papá de Alba como a mí nos gustan mucho los masajes. Conocí a Yolanda en una sesión informativa en Prenatal estando embarazada de 7 meses y cuando Alba tenía mes y medio empezamos el curso. Creo que el mansaje infantil sienta muy bien tanto a la mamá/papá como al bebé y aunque fuí yo la que asistió a clase lo hemos puesto en práctica ambos. Lo importante en nuestro caso fue encontrar el momento en que Alba estaba más receptiva y al final hasta se quedaba dormida con las caricias. Ahora ya tiene un año y seguimos practicando aunque es más difícil tenerla quieta. Me gustó mucho la forma que tiene Yolanda de compartir sus conocimientos y experiencias ya que te hace sentir muy cómoda y transmite mucha serenidad y paz. Gracias Yolanda.

                                              Adela mamá de Alba 


" Me llamo Manuel y soy el papá de un gordito que se llama Ezequiel y tengo que reconocer que cuando Luisa me habló del curso de masaje infantil....no estuve del todo de acuerdo.
Ella me insistía porque ella se dedica a trabajar con niños con problemas y en nuestro niño veía que a él no le gustaba vestirse, cortarse las uñas, lloraba en el coche...un sin fin de cosas que ella conoce y tiene relación con lo sensorial (cosa que desconozco), pero seguía insistiéndome en que sería bueno para él y para nosotros.
Un día ella decidió que lo iba hacer con él y si yo quería iba y si no pues me quedaba fuera, así que gracias a que me entusiasmé con eso de acudir a una actividad juntos, fuera de la rutina y algo que realmente 
compartiríamos los tres.
La experiencia fue única, porque cuando un hijo nace, por mucho que los papás se involucren, quedan en los primeros meses un poco al margen si sus mamás les dan el pecho y con el curso fue totalmente distinto. Fue en esas semanas cuando los dos nos encontramos y podíamos compartir momentos de tranquilidad, amor, respeto, comprensión, conversación, risas..en definitiva felicidad.
Los 3 le agradecemos a Yolanda esa ternura que desprendía con cada uno de nosotros, como con su voz, el ambiente, sus manos... hacía que todo fuese muy agradable y aprendiéramos a realizar los masajes y a interactuar con nuestros hijos de otra manera más humana, armoniosa y especial.
Nos encantó cada día del curso y seguimos disfrutando con él como la primera vez, sobre todo porque entre los dos se creó un feedback más fuerte.
Echamos de menos esos ratos con todos juntos, pues el encontrarnos con otros niños y papás nos hacía aprender en muchos aspectos.

Muchas gracias Yolanda por dedicarte a hacer que las familias se unan más y sean más felices, y sobre todo que Ezequiel no monta los números al vestirse, tolera cortarse uñas, el coche lo lleva mejor, le gusta estar boca abajo.....

                                          Manuel , Luisa y Ezquiel


Conocí a Yolanda hace ya unos dos años. Y a día de hoy todavía doy gracias a la persona que me la recomendó.
Ella no ha sido solo de mucha ayuda para mi, sino también para toda mi familia. Tiene algo especial, para mí es mágica, un solo abrazo de ella y mis energías se recargan.
De su trabajo he probado casi de todo.
                Como masajista infantil, es increíble, su forma de contactar con los niños, de entenderlos, de observarlos, de escucharlos, y lo más importante, su forma de tratarlos. Con mucha dulzura, con mucho respeto. Hace que la mamá y el bebé/niñ@ se conecten de una forma asombrosa, o por lo menos eso me sucedió a mí.
Me ha ayudado mucho en mi labor como madre, ha sabido guiarme y escucharme en cada momento. Y con ello, mi familia ha sido mucho más feliz. Pocas personas hoy en día te escuchan y te comprenden como ella lo hace.
Aprender con ella a dar masajes, me ha servido para buscar esos momentos de tranquilidad y para transmitirle serenidad a mi hija, cuando ha sido o 
cuando aún es necesario.
                Como Mujer, me ha ayudado aún más. Que rico sus masajes, la verdad es que he probado muchos masajistas, pero sin duda me quedo con ella. Conecta con tu cuerpo de una forma... uff, no se puede definir. Siente en cada momento lo que tu cuerpo necesita y eso es lo que trata. Por tanto cada masaje es diferente, cada sesión es algo mágico. Yo salgo renovada, con muchas ganas de hacer cosas, de comerme el mundo. En una frase "con las pilas cargadas".
                Y que decir de sus clases de Danza del Vientre. Gracias a esas clases he tenido la oportunidad de encontrarme con mujeres maravillosas. Cada clase también, es diferente. Yo creo que en el año que llevo acudiendo, nunca han habido dos clases iguales. ¿Qué es lo que más me gusta?, que nos deja ser nosotras mismas. Que nos enseña a estar a gusto con nuestro cuerpo y a la vez con nuestra mente. Nos enseña a bailar, pero yo lo que siento, es que en cada clase nos recuerda que somos MUJER, y que da igual nuestras virtudes o nuestros defectos. Cada una de nosotras es ESPECIAL y que eso somos capaces de demostrarlo con nuestro cuerpo a través de la danza...

                                                      Itahisa, mamá de Laura


Cursos de Masaje Ayurvédico Champi y Remedios Caseros Ayurvédicos



Soy Mar y tuve la inmensa suerte de conocer esta técnica ayurvédica en vivo y en directo en un bellisimo encuentro realizado en Al natural hace unas semanas de la mano de nuestro gran maestro Rajú, nuestra gran diosa del mimo Yolanda y nuestro amigo del sonido Luis he de reconocer que sus efectos calaron profunadamente en mi y en una amiga que me acompañó, Vero. Desde el principio se respiró en la sala un encuentro de AMOR, no es de extrañar pues ya Rajú nos explicó muy bien que se trataba de una técnica muy ancestral en su familia que ha sido transmitida de generación en generación, su madre le daba este masaje antes de dormir cuando era niño y no hay amor más inmenso que ese desde luego....ese AMOR nos lo transmitimos unos a otros aromatizados en aceites naturales de coco y esencias, parecíamos todos recién nacidos con caritas de felicidad y ternura en nuestras miradas, lo cuento porque así fue tal cual...con nuestras manos sanadoras unidas en servicio creamos un circulo de amor entre todos guiado por el gran espiritu divino....la consciencia que crea el cuerpo, también tiene poder curativo,esa consciencia es amor puro y el amor es la fuerza más poderosa que hay en la tierra. Los ritimos del cuerpo, la mente y las emociones se sincronizan con los ritmos de la naturaleza y la música del alma de cuencos y vibraciones sonoras creadas por Luis y la voz de nuestra bella Yolanda, fue una experiencia hermosa dónde las haya...así se produce la cura del cuerpo, la mente y el corazón, permitiendole a cada individuo descubrir las vastas reservas de paz y alegría interior y esparcirlas en la sociedad a través del servicio comunitario desinteresado...Mi incapacidad de sintesis me delata solo quería decir a todo el que me lea que esta técnica es altamente recomendable por su gran poder sanador y afectivo desde el AMOR incondicional , dar este masaje es tan o más sanador que recibirlo, yo sentí cuando lo daba un placer inconmensurable solo con sentir el refresco y relax de quién recibía, amigos ha llegado a nuestra isla un gran regalo, el poder aprender una técnica de primerísima mano de Rajú, su madre dio la vida a unas manos sanadoras para que llegaran a las nuestras ,reciban ahora un abrazo shirochampi por el mar de mi mano.

Mar  Hernández




Este fin de semana fue muy de provecho pues aprendí una técnica de masajes, (Champi) con la que no solo puedo trabajar con mis clientes sino también con mi familia.
Pero además, no solo aprendí de masajes sino también del trato tan humano y por otro lado profesional que nos departieron tanto Yolanda como Raju. Empaparme de su filisofía de vida nos dice de lo mucho que podemos hacer por los demás y por nosotros mismos a través del tacto, algo tan esencial y que se ha ido perdiendo por ,entre comillas, un mal entendimiento cultural de lo que puede ser el respeto por los demás.
Un curso intensivo, completo, nada agobiante, con sus pausas llenas de pequeños detalles y ricos pasteles.
En fin ,altamente recomendable para cualquier persona, terapeuta o no, pues el tacto siempre ha sido y será necesario para llegar al alma.

                                                                                    
                                                                                                            Reyes

Mi experiencia ha sido fantástica, no somos la misma persona de ayer, cuanto menos de un curso para otro, pero aunque te comenté que en este me costó fluir más, también ando más estresado que en el curso anterior, se han movido muchas cosas allí, pero lo más importante es que se respiraba buen ambiente, había risas y cuando la gente ríe junta es porque hay amor. Yo no podría vivir sin risas, sin humor, sin música, sin leer un poema o un buen libro, y sin amor, sobre todo sin lo último, y de esto último sobraba en el curso.


En cuanto a la organizadora: Que quieres que te diga es mi debilidad, es como una madre para el grupo (se nota que trabaja con niños),y nos trata como si todos fuéramos familia, es una gran organizadora.


Los profesores: Maravillosos, y lo mejor de ellos es que no sólo enseñan con lo que dicen si no también con lo que callan.
 

                                                                                                                                                                                                  Airam

 
A lo largo de mi vida, he asistido a diversos cursos de diferentes índoles y he podido observar la calidad de los mismos. Este curso sin duda, ha marcado un punto y aparte al gran listado. Desde el primer día se observa que todo está hecho con cariño y amor para que nuestro aprendizaje sea lo más idóneo. Desde aquí les felicito por la calidad del material elaborado y el “COMO”, es decir, la forma de hacernos llegar el conocimiento. Me ha encantado la ejemplificación, casi toda la metodología que llevan son casos prácticos y las prácticas que allí nosotros como alumnos realizamos son las optimas. Por último, mencionar que es UN APRANDIZAJE DESDE NUESTRA PROPIA EXPERIENCIA, “VIVENCIAL”, un aprendizaje significativo…

Felicitaciones a Yolanda y a Raju, se nota cuando un trabajo está realizado con profesionalidad y amor.


                                                                                                                                                                                                John

Ha sido un curso muy especial, porque se ha abierto una puerta desconocida para mí... descubrí el Arte Ayurvédico Hindú.

El objetivo del masaje champi es el de estimular los centros energéticos, para armonizar física, mental y emocionalmente al paciente.
También aprendí el sistema curativo natural de la India, el cual tiene como uno de sus principios que "Cada hombre es un reflejo de lo que come". La elaboración de recetas (aceites, mascarillas, zumos etc.)

Quiero felicitar a Yolanda y Rajú, por su entrega al Curso el hacernos sentir como en familia a todos los alumnos.

Sus manos me trasmitieron mucho Amor, Ternura y Paz, se creo un ambiente muy positivo y con mucha serenidad,
todo era SENCILLO... con una gran Metodología y mucha organización. El curso para mi fue un ÉXITO.

Deseo dar las Gracias porque con su enseñanza han contribuido a enriquecer mi Vida. 
      
Sandra