domingo, 15 de diciembre de 2013

TORTÍCOLIS CONGÉNITA EN BEBÉS

Es una deformidad postural detectada al nacimiento o poco después, por acortamiento o fibrosis unilateral del músculo esternocleidomastoideo. ECM, es un músculo que se extiende oblicuamente en la región antero lateral del cuello desde la apófisis mastoides al esternón y a la clavícula. Su función consiste en flexionar la cabeza, inclinarla hacia el mismo lado e imprimirle un movimiento de rotación.



Los niños afectados presentan lateralización cervical hacia un lado, asociada a rotación de la cabeza hacia el lado opuesto, siendo el lado de la tortícolis, aquel hacia el que lateraliza, o sea, el bebé con tortícolis suele tener la cabeza inclinada hacia un lado y la barbilla girada hacia el otro lado. Si vemos que nuestro bebé tiene la cabeza casi siempre inclinada hacia el mismo lado, es muy posible que tenga tortícolis y debe ser valorado por un profesional cualificado. Las causas más comunes de aparición suelen ser de tipo prenatal (debido a una mala posición uterina) o durante el nacimiento. A veces se palpa un bulto de forma y tamaño similares a una oliva a lo largo del músculo del cuello.


¿Cómo identificar si tu bebé tiene tortícolis?

  • Si el bebé está tomando pecho, puede tener dificultades para mamar de uno de los pechos, al no poder girar el cuello hacia ese lado.
  • Cuando está tumbado boca arriba tiene girada su cabeza siempre al mismo lado.
  • El músculo aparece contraído, duro y presenta en el tercio distal una tumefacción de tamaño variable.


  • Hay limitación de la movilidad como consecuencia de la retracción.
  • Aplanamiento de un lado de la cara o cuello


  ¿ Qué hacer?


  •            Pedir cita a tu pediatra para que el bebé sea valorado, le haga las pruebas necesarias.  
  •          El fisioterapeuta especializado en pediatría es el profesional que realiza la intervención directa.



Pautas recomendadas a las familias

Estas son algunas pautas generales para padres y/o educadores: 
  • Situación de la cuna: el niño debe recibir los estímulos, (ya sea la luz de la ventana o los sonidos a través de la puerta) siempre en el sentido de la corrección de la deformidad.
  • Cambiar regularmente la posición del niño evitando posturas incorrectas que empeoren el tortícolis.
  • Intentar que los juguetes y cualquier estímulo verbal o visual sea en sentido correctivo.
  • Cuando esté despierto y en supino se coloca una almohadilla o apoyo blando sobre el lado homolateral a la contractura para que eleve la cabeza en relación al entorno.
  • A la hora de llevarlo en brazos colocar al niño con la cabeza girada en el sentido contrario a la deformidad e intentar mantenerlo con nuestro mentón.
Por ejemplo en caso de TORTICOLIS DERECHA

Debemos llevar: La oreja izquierda hacia el hombro izquierdo.

        
   - La barbilla hacia el hombro derecho.
- Al coger al bebe, introduce tu antebrazo en la cara lateral del cuello y, con la barriguita del bebe hacia el frente, cógele la pelvis. De esta forma llevamos su oreja hacia el hombro y estiremos el musculo acortado.




Cuando este despierto y vigilado puedes hacerlo boca abajo llevando la barbilla hacia el lado derecho.
Debes llamarlo desde el lado hacia el que el niño tiene limitada la rotación (desde el lado derecho) para que, de forma activa estimule el giro del cuello. Es conveniente bloquear el hombro con tu mano, de forma que gire con el cuello y no con el tronco.
Procurar que rote la cabeza hacia ese lado en las actividades de la vida diaria: al dormir, comer, eructar, pasear…etc.

Monserrat Batista
Docente de la I Formación de 
"Monitores de Masaje para Bebés" 
Manos que Miman