martes, 18 de diciembre de 2012

LAS NECESIDADES DEL BEBÉ Y EL RECIÉN NACIDO


Tras las I Jornadas de Crianza y Educación celebradas en el 10- 11 de noviembre del 2012, comparto con  algunos de los aspectos generales tratados durante la ponencia conjunta con la matrona Laura Moya. Ponencia titulada " las Necesidades del Recién Nacido y el Niño en sus Primeros Años de Vida", donde compartimos nuestros sentir, experiencia, visión y algunos estudios científicos recientes que hablan sobre la  importancia de etapa primal como base del desarrollo más favorable y adecuado del ser humano.
Una visión que muchos ya conocemos pero necesitamos recordar constantemente y que nos habla de la necesidad de recuperar el instinto maternal y paternal en la crianza, la escucha, el amor, la sencillez, la comprensión y por supuesto, el sentido común. Ese sentido que hace que los padres y el bebé puedan estar conectados a la necesidad real que requieren en ese momento y a la capacidad de dar respuesta a la misma, sin las influencias a veces desbordantes de su entorno.

"Semillas que darán un fruto hermoso (seres humanos cada vez más conscientes, sensibles, respetuosos, empáticos con su medio) cuando son “abonadas” desde el momento de la concepción, cuando son recibidas amorosamente durante el momento del nacimiento y cuando son cuidadas durante toda su vida" 
                                                                                                            Yolanda


Mesa Redonda: Carlos González, Sonsoles Romero, Ramón Soler, Nohemí Hervada, Yolanda Domínguez, Elena Thomsen, Laura Moya, Juan Avellano.

Yolanda Domínguez, Elena Thomsen, Laura Moya y Andrés Avellano


                                                                         Laura Moya y Yolanda Domínguez


Laura Moya y Yolanda Domínguez

                                                            Yolanda, Carol y Nohemí



                                              Taller de Masaje Infantil realizado durante las jornadas

IDEAS GENERALES DE LA PONENCIA: 


¿CUÁLES SON LAS NECESIDADES BÁSICAS DEL RECIÉN NACIDO Y EL BEBÉ?




Bienestar físico o fisiológico, necesidades
 fisiológicas estén cubiertas ( el alimento, la protección,el descanso, temperatura adecuada, entorno seguro, etc).

Bienestar emocional: afecto, contacto, vínculo e interacción con sus padres y su medio, protección que le de seguridad, apoyo y sostén para que se propicie un adecuado desarrollo en todos sus aspectos.

3º Un ambiente adecuado y estimulante: seguro y que le propicie experiencias agradables que fomente su desarrollo.


Durante mi intervención me centré en las necesidades afectivas básicas del bebé y de sus primeros años de vida. Para aquello realicé un breve recorrido sobre algunos de los estudios e investigaciones que se han realizado a lo largo de los años y que nos hablaban de la importancias de cubrir estas necesidades en el recién nacido y a lo largo de toda nuestra vida. De lo contrario se podía producir una huella tan importante en el desarrollo de un niño que le podía marcar toda su vida.


Un alto en el camino para reflexionar a partir de uno de los mitos que más han influenciado en la crianza de nuestros bebés en nuestra cultura: "no cojas al bebé en brazos que se va a acostumbrar "
Aprovechamos ese espacio para reflexionar sobre este mito, incoherente y carente del sentido común y el amor que requiere un bebé recién nacido y unos padres conectados a su instinto, deseosos de compartir momentos de intimidad con su bebé.

"El lugar más adecuado y seguro para la supervivencia del “cachorro” del ser humano, es en los brazos de sus padres"

Algunos de los estudios e investigaciones  de los que traté y nos hablaban de la necesidad de ese contacto y vínculo en edades tempranas fueron los siguientes:

* Años 60,  Harry Harlow realizó una serie de investigaciones y
estudios, que comenzaron a acaparar la atención de muchos investigadores en una época en que se hablaba que el contacto constante malcriaba a los niños. Su experimento consistió en apartar a monitos jóvenes de sus madres y los puso junto a una madre de  tela y otra madre de alambre con biberón de leche. Pudo comprobar como los monos pasaban entre 20 y 22 horas al día con el monito de tela y el resto de las horas las dedicaba alimentarse con el monito de alambre. Siguieron con el estudio y alejaban al monito del mono de tela y cuando lo volvían a introducir en la jaulas el monito se acercaba y abrazaba al mono de pelitos. Los resultados también indicaban que aquellos monitos que estaban todo el día con la madre de alambre, tenían un sistema inmunológico más débil. Algunos tests de control realizados con monos que desde el nacimiento sólo habían conocido a la madre de alambre, revelaron que esas crías, no sólo no mostraban ningún apego por ella ni derivaban seguridad alguna de su presencia, sino que este grupo de animales presentó los índices de emotividad más elevados de todos: típicamente se precipitaban hacia alguna pared o rincón de la habitación, se acurrucaban juntando sus cabezas con sus cuerpos y se balanceaban convulsivamente hacia adelante y hacia atrás; es interesante cómo estas actividades se parecen mucho a la conducta autista observada frecuentemente entre los niños tratados con indiferencia (por ejemplo, en los orfanatos)



* Estudios con bebés prematuros, de Tiffany Field pediatra, psicóloga y psiquitra infantil, fundadora del instituto para la investigación sobre el Tacto (TIR) en Miami. Estudio e investiga los efectos de la terapia de contacto, terapias táctiles y de masaje producen grandes beneficios en el recién nacido y en el adulto.
Estudio: masaje a 20 niños prematuros, 3 veces al día durante 15 minutos, el aumento de peso diario resultar ser un 47 %, los bebés estaban más activos, alerta, presentaban un mayor regulación en su ritmo cardíaco y sistema respiratorio y un mejor desarrollo neurológico.
Sugiere que el contacto cutáneo es tan importante para el bebé como el comer o dormir. Un tacto amoroso producen cambios fisiológicos y neurológicos que ayudan a los bebés a crecer y desarrollarse, estimula el SNC, y mejora el funcionamiento del sistema inmunitario.
  
          Por otro lado la psicóloga Reith Rice, realizó otro estudio con bebés prematuros que habían abandonado el hospital. Se dividieron 30 niños en dos grupos, con uno de los grupos debían seguir con sus cuidados cotidianos y con el otro grupo debían dar un masaje diario al bebé y mecerlos durante un rato. A los 4 meses se observaban grandes diferencias en los dos grupos en lo que respecta al aumento de peso y al desarrollo neurológico.






* John Bowlby, el psicólogo y psiquiatra inglés (1973, trabajó como psicólogo con niños separados de sus familias). Formuló la teoría de apego: entiende que el ser humano vive en un contexto relacional en el que se forman vínculos de apego. Su interés principal se centra en el estudio de las necesidades del bebé para su crecimiento y desarrollo, CONSIDERANDO QUE LAS NECESIDADES FÍSICAS ASEGURAN LA SUPERVIVENCIA SOMÁTICA PERO SIN LA ATENCIÓN A LAS NECESIDADES AFECTIVAS, NO PUEDE ORGANIZARSE COMO PERSONA.
Ha sido uno de los autores que más ha estudiado sobre la vinculación y el apego, ha demostrado empíricamente la tendencia natural y la capacidad de las personas a establecer lazos afectivos selectivos, intensos y duraderos (vínculo de amor ) desde los primeros momentos de vida. Aporta datos de la importancia de relaciones de calidad entre madres e hijos en los primeros años de vida,al igual que un mal establecimiento y/o desarrollo del vínculo puede generar riesgos de aparición de trastornos de la personalidad u otros trastornos psicopatológicos en etapas evolutivas posteriores, viéndose afectado el desarrollo relacional, emocional, neuropsicológico y cognitivo.
Vínculo se refuerza cuando la madre responde gracias a su empatía y capacidad de cuidar, satisfacer las necesidades del bebé, con comportamientos como el  contacto piel con piel, el habla, la entonación, el calor, las miradas, etc.



* La aportación de la NEUROCIENCIA DE LA AFECTIVIDAD
Consecuencias del amor y la privación del amor en nuestro cerebro:

         El amor contribuye al desarrollo cerebral. Los niños que provienen de entornos amorosos, gozan de un desarrollo más saludable, poseen un mejor rendimiento escolar, mejores habilidades adaptativas y un mayor equilibrio emocional. 
Un grupo de científicos de la Universidad de Washington han podido demostrar que dicho entorno y relación amorosa con sus padres producen cambios anatómicos en un área concreta del cerebro, en el hipocampo ( estructura cerebral para el aprendizaje, la memoria y la respuesta emocional al estrés). Se estudió una muestra muy amplia de niños con sus padres , se realizaron escáneres cerebrales a los más pequeños que luego se repitieron a los 4 años. Las imágenes revelaron, que aquellos que habían sido cuidados por madres con un estilo paciente y con manifestaciones de afecto frecuente y explícitas, habían desarrollado un hipocampo mayor que los otros niños.


  Shore aclara que las experiencias y vinculaciones tempranas se inscriben en el hemisferio derecho, de maduración más precoz y dominante durante al menos los tres primeros años de vida ( parte más intuitiva, globa, etc). En él se considera que se ubica el sistema afectivo básico implicado en la modulación de las emociones primarias y tiene que ver con las expresiones emocionales faciales, los gestos, la comunicación no verbal que influye en el apego…”



Experiencias en orfanatos rumanos- Escaner cerebral, imágenes de resonancia magnética( zonas inactivas en azul, zonas activas rojas, zonas moderadamente activas verdes): años 60- 70 se realizaron varios estudios, dirigido por el hospital infantil de Boston .La negligencia psicológica, emocional y física produce cambios neuronales en el cerebro. Niños con ropa y comida pero sin cuidados afectivos, mostraban señales en los que indicaban un desarrollo incompleto en el lóbulo lateral de la parte del cerebro responsable de la memoria y el lenguaje.


*Estudios antropológicos como los de Jean Liedloff  y Prescott
Los pueblos poco afectivos con sus hijos y con poco contacto piel con piel presenta altos niveles de vio­lencia en la edad adulta. Sin em­bargo la agresividad es casi nula entre los pueblos que mantienen un contacto muy estrecho y conti­nuo con los mismos.





 *Casos niños salvajes. Niños criados en entornos con animales sin interacción con otras personas o sus iguales.
Cómo se ha producido en casos que se han dado a lo largo de la historia de niños “salvajes” criados con animales, adquieren una respuesta adaptativa a su medio, pero cuando se han integrado en su entorno social con sus iguales, muchos de ellos han muerto. Niño de Aveyron (encontrado en un bosque en el sur de Francia en los años 1800, el pedagogo Juna Itard se hizo cargo de él, comenzó a trabajar habilidades sociales, destrezas cognitivas, etc, llegada  a la edad de la adolescencia se observaba un gran impedimento de “evolución” en su desarrollo. El niño se encontró a la edad 7- 8 años, se desconocía si fue abandonado antes de los 5 años y por tanto fue privado de cualquier tipo de interacción). 
Geni, niña norteamericana que estuvo 10 años encerrada en el cuarto de su casa, no presentaba lenguaje verbal, algunos sonidos o balbuceos, retraso psicomotor, etc. Debido a que la niña no desarrollaba el lenguaje más allá que la memorización de unas cientos de palabras, concluyeron que al comunicación verbal no podía desarrollarse en la ausencia de lazos afectivos, estuvo en una casa de acogida con otros niños, realiza visitas diarias a la naturaleza. Comenzó su interés por los objetos de su entorno, aprendió palabras nuevas, pero su desarrollo lingüístico, cognitivo y afectivo estaba muy limitado. Y así otros muchos casos como el niño lobo de Hesse, la niña esquimal, Kamala la niña India de 8 años encontrada en 1920 que se había criado entre lobos, presentaba un vocabulario muy reducido en comparación con los niños de su edad ( 30 – 50 palabras; de 15.000 palabras edad de 6 años).





Y así...una gran cantidad de estudios y experiencias que nos hablan de la importancia del contacto y el amor en los primeros años de vida de un niño.




Por otro lado, traté el tema de la importancia de un ambiente adecuado y estimulante para el desarrollo del bebé.
Un bebé requiere de brazos, "teta" o "biberón consciente" y mucho suelo, que es el lugar donde crea y construye la conexión e interacción consigo mismo, con el mundo de los objetos y con su espacio.



Un bebé de 9 meses jugando con sus juguetes

Recordando la importancia de descubrir el mundo desde lo sencillo, desde lo cotidiano, un mundo repleto de estímulos y riqueza sensorial, aquella que nos ofrece la naturaleza y la compañía e interacción con los nuestros.



Documental: Babies